Archive for 5 noviembre 2013

LA LUZ ES UN INCENDIO

noviembre 5, 2013

                                                       

a libro david blanco 11

Por: Miguel Pachas Almeyda

“Yo soy un árbol / No sé si viejo / No se si perdiendo / La savia bendita / De la esperanza…”.

                                                        David Blanco.

Para David Blanco, tomando en cuenta la famosa frase de Edgar Allan Poe, la poesía más que un propósito, es una pasión. Y esa inmensa pasión por las musas que lo emplazan y subyugan desde muy joven, vibra en su  obra primigenia, “La luz es un incendio”, recientemente publicada en nuestra capital.

Escrita en los años de 1988 a 1993, es una obra que si bien marca el inicio de su fulgurante poesía, también muestra una etapa de tránsito y cierta consolidación del autor por aquellos años.

En “De tránsito hacia el fuego” ─recordándonos aquellos versos del genial César Vallejo: “¿Qué me da, que me azoto con la línea / y creo que me sigue, al trote, el punto?”─, el poeta lucha con  las musas en ese inmenso laboratorio de la creación: “…El verso está presente / Y me pregunta y me gime /  Y me araña en el pecho, en el alma…”.

Son versos afloran en su alma matinal y se corporizan al son de incesantes tableteos de una antigua máquina de escribir, de propiedad de María Luisa Bonilla, su madre:

ESPACIO TENUE

 Lentamente asoma la noche

Por la ventana de la casa

Es marzo y el hombre escribe

                                                                                         En la vieja máquina de su

                                                                                           Madre (xry. fgi. epd…)

                                                                                     Nacen las letras  lentamente

                                                                                      Tímidas van dando cuerpo

                                                                                                A este espacio

                                                                                                Letra a Letra

                                                                                                Golpe a golpe

                                                                                             Lo que viene después

                                                                                                 Es creo Poesía

Tal como apreciamos en la composición precedente, influye en la poética de Blanco aquel estilo trílcico, estructural, de forma; indicativo de la gran admiración que tiene por el vate nacido en Santiago de Chuco.

De ahí que en esta obra, nacida bajo el alba de una penetrante luz vallejiana, aparece este poema que privilegia al autor de Los heraldos negros: “Si escribes en francés / Quizá puedas parecerte / A Baudelaire o Mallarmé… / Lee a Neruda y a Mistral, / Existe con Martí y Darío.  / Procura hacerlo así. / Pero, por último, si no / Conoces o no has leído / A alguno de ellos / Para ser poeta es suficiente, / con Vallejo y tu talento”.

Como era de esperarse, el amor halla su cumbre en “De canción para mis veinte años”. En el poema “Confesión”, el poeta rinde las más altas y delicadas pleitesías a la amada: “Amé tus caderas de romana bella / Tu avispal cintura. / Amé tus manos de maná eterno / Tu extrañeza de gitana. / Amé tu voz, de manantial dormido / Tu candidez de niña entretenida…”. Y en “Poema”, se suscitan las mismas emociones: “Si solo girara sobre / Mis manos / La certeza de un beso tuyo / O si solo pudiera / Escucharte / En mi sonrisa / Estaría cancelando / Ya mis deudas / Con los muertos / Con los versos / Que se han ido…”.

Una muestra de esa consolidación poética que aludimos, la encontramos en el poema VI (Virgo) “De Zodiaco”: “Este soy yo / Aguador de pozos insondables / Flaca cadena de los presos… / He lacerado mis pies / sobre tizones / Crueles / Más continúo / En mi sendero / Cual árbol herido…”. Y también en el poema III “De Ave Corpus”, donde las musas lo siguen inquietando: “… Y si un verso / Se tropieza / Con mi lengua / Y me gime / Yo lo arrullo / Yo lo beso / Y luego, tiernamente, / Lo dejo huir por la ventana.”.

“Huarango” es un poema excepcional que marca de manera indeleble la personalísima poesía de David Blanco. Aquí algunos versos inspirados en esta espinosa planta, propia de las zonas costeras de nuestro país: “Yo soy un árbol / No sé si viejo / No sé si perdiendo / La savia bendita / De la esperanza / Yo / El huarango seco / De la orilla del camino / El árbol que se despoja / Hoja a hoja / Entre sus versos… / Yo / Y mi silencio de árbol viejo / A la orilla del camino / Yo / Y mi eterna deshojación / Los versos / Y mi eterna vida / La poesía”.

Un nuevo y gran poeta ha nacido en el Perú. Aquel que ni bien fue tentado por las musas, se dedicó “Tarde a tarde” a “estrujarle / El cuello / Al cisne de Darío / Y en medio del incendio”, se ha “esforzado por ser viento”.

Lima, noviembre del 2013.

 

Anuncios